Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘cafe con leche’

Cabecera Desayuno con Pacantes

Tiempo hace ya que no escribo nada en este diario. Durante estos últimos meses, desde la última entrada, he tenido terminar un trabajo importante y a partir de ahí, planificar y ordenar bien mi vida. Entre todo esto, nuestra camarera guapa y simpática ya no trabaja en esa cafeteria que, si recordais, no se llama Molleja Rugosa (los motivos no hace falta hacer mella en ellos). Otro de los motivos de tanta demora en mis textos es este que os acabo de contar.

Holly y yo (o Niceman y yo) estubimos divagando en un espacio vacio de cruasanes, cafes con leche y minis de jamón, un espacio vacio de desayunos… teníamos el fantasma del hambre azechando nuestras cabezas, muchos espejismos de buenos manjares que siempre terminaban ser pan duro y agua para chocolate. Hasta que llegamos a un lugar bonito, aclimatado a la necesidad del que busca un refugio detrás de una jarra de cerveza o de un buen pan. Buen servicio y un nuevo lugar para charlar de nuestras cosas (o escuchar a Holly cómo habla de lo suyo).

No teníamos contacto con nuestra antigua compañera. Seguíamos haciendo nuestra vida y supongo que ella llevaria la suya. Hasta que a dia de hoy, he podido desayunar con ella, si, nuestra camarera guapa y simpática la cual ya no ejerce de camarera, y la cual, fuera de su lugar de trabajo, sin el uniforme con el que nos solia dar la bienvenida, aún es más guapa y más simpática.

Así que, querido lector, yo me vuelvo a encontrar contigo, me vuelvo a encontrar con nuestra camarera…

Lector: pero… ¡si ya no lo es!

Escritor: ai, mi querido lector, déjame darle un poco de romaticismo a la vida

Y Holly y yo nos volvemos a encontrar, con nuestros temas, disfrutando de un buen desayuno.

Read Full Post »

Cabecera Desayuno con Pacantes

Serà porque des de que no nos sirve nuestra camarera favorita, no llamada y si llamada guapa y simpática, los desayunos no tienen ese aliciente de contar cosas, aunque un noRutinario puede encontrar de la nada un tema sobre el que redactar unas cuantas linias.

Así que hayer fuimos a una nueva cafeteria, no llamada… ostras! pues la verdad es que no me acuerdo ni de cómo se llama ni cómo no se llama, dónde te sirven unos minis que otra cafeteria ya les gustaria servirlos cómo bocadillo grande, eso si, te los cobrarian a el doble de precio. Y hablamos del concierto de un saxofonista llamado Maceo al que fuimos Holly y Paul, junto a un amigo común, al que no llamaremos amigo que no va a figuraciones, y de otra muchas cosas que Niceman se encarga de contaros por estos lares, tonterias y demás arreglos del mundo. Y escribiendo sobre tonterias, cómo dijo Kalamardo en su dia, prrrrrffffffffrrrrrt, que no confundir con prrrrrrffffff, aquí os dejo con algo que a Niceman le ha hecho gracia que pusiera en el relato de hoy:

Para los entendidos en francés, bien por ellos! Aquí la cantante no conocida cómo Maria NoOperadaDeCaraYPechos viene a decir que la gente que tiene el valor de hacer el rídiculo delante de una cámara, se merece un aplauso.

So, give a big aplause to all the ladies singing in the house, yeah! Shake it like this to all the man arround and it’s time to go home!

Read Full Post »

Cabecera Desayuno con Pacantes

Estando nuestra querida camarera guapa y simpática enferma, con un trancazo del quinze, pasamos de largo de la cafetería no llamada Molleja Rugosa y nos pateamos media ciudad para encontrar un lugar místico y misterioso no llamado Manifiesto Café (hoy iré ya que voy con retraso, prisas y no me puedo demorar mucho).

El cambio de cafetería pero, tuvo su ventaja ya que cada mesa esta acompañada de sofás en forma de I, de L o de U. Imaginaros pues, un desayuno (no nos movemos del mítico café con leche y, del más mítico aún, mini de jamón) sentada en una de las patas de una U, aún mejor, imaginaos estando tumbados en una de las patas de la U, apoyando el cuerpo sobre el respaldo, tumbados de lado y con las piernas estiradas…. tanto Holly cómo yo siiiii ¡que lujo de desayuno! ¡Ni los adinerados jeques árabes desayunan mejor! (pero un tu imaginación, querid@ lector/a, sustituye a Niceman por una chica despampanante, cómo pudiera la “verdadera” Holly. ¡Si! Aún si eres una lectora, ¡imaginate a Holly!). Y de precio no me puedo quejar, aún más barato que en nuestra cafetería habitual, lástima que, no se si Holly/Niceman estará de acuerdo, esta nueva cafetería no llamada Manifiesto Café no trabaje nuestra camarera favorita, guapa y simpática.

Y pocos detalles hay que contar, que no haya explicado Niceman aún: Holly hablando de su vida y sus aventuras, Paul escuchándola y haciendo preguntas.

Realmente Paul sabe atender a las mujeres, porque las escucha (y las mira!) con mucha atención.

P.D.: Mi trabajo me ha hecho retrasar la publicación del capítulo de hoy.

Read Full Post »

Cabecera Desayuno con Pacantes

Empezó la partida. Era mi turno. Tiré los dados para ver si puedo atravesar la calle, pero los dados dijeron que no, que debia esperar en la parada de bus. Niceman queria ir al banco antes de ir a desayunar. Tiró los dados y los dados dijeron que podía ir al banco, pero que me debía llevar cómo acompañante. Así que se vistió de traje y corbata, cruzó la calle y los dos nos fuimos a realizar la misión.

Realizada la misión de ir al banco, los dados volviero a hablar: nos escaminábamos a la misión de desayunar. Antes de partir pero, había que equiparnos de silla para cada uno, mesa y escojer que nos ibamos a zampar. Entramos en la mazmorra… perdón, en la cafeteria, y nos encontramos con la frialdad y mala leche de la señora de los rizos y su malvada compañera latina, que se disfraza bajo un rostro de simpatia y cordialidad. Debemos salvar a la joven damisela, víctima de la represión, los trabajos forzados y la esclavitud… ui, perdón de nuevo, se parece más a un capítulo de Dragones y Mazmorras que no un mero capitulo de ir a desayunar! … Nos vuelve a atender la camarera que no llamamos camarera loca malhumorada con el pelo a lo estropajo. ¡No se puede disfrutar de la vida si no se entabla relación con las personas! En eso Holly y Paul estan de acuerdo ¡sólo trabajo y trabajó vuelve loco a noSoyRutinario!

Aún habiendo ganado experíencia por el logro de la misión anterior, a Niceman no se le presenta ninguna opción que elegir. Directamente se le ofrece sobre el tablero su desayuno de siempre… si si, ese “lo mismo, bocata de dulce jamon ¡si! mini integral de dulce y café ¡si! con leche desnatada sacarina descafeinado no porque necesito cafeina normal con sacarina”. Pero, a mi, si me surje otra oportunidad de augmentar experiéncia. Hay otro desayuno en oferta, que consiste en café con leche y bocata mini (de arroz no creo que tubieran) pero con un precio superior a la oferta que habitualmente escojo. Tenía los dados en la mano. En mi cabeza las dos opciones: nueva oferta, comer un mini, o seguir con nuestro compañero fracés (¿adivinas lo que tomo?). La frialdad del ambiente se volvia más caluroso. La atmosfera se cargaba de mucha tensión. Tenía muchas dudas: seguir cómo siempre o cambiar; perder algo más de dinero y ganar experiéncia o quedarme al mismo nivel. No tenía más tiempo. La señora de los rizos se hacía más inmensa y su expresión reflejaba muchas más furia. El juego me habia llevado a un misión difícil, y no podia contar con la ayuda de Niceman ni con el respaldo de la joven damisela, camarera guapa y simpática… tiré los dados…

Y ¡volvi a pedir el desayuno barato, y nos pusimos a hablar de la partida de rol en vivo en la que Niceman partició el fin de semana anterior!

Read Full Post »

Cabecera Desayuno con Pacantes

Acababa de llegar Holly (le vuelve a tocar ser Holly a Niceman) de su viaje por Praga

(mi subsconsciente dice: ¡no! acuérdate que pospusisteis el desayuno para el miércoles para que tubiera tiempo de situarse otra vez en su trabajo)

Entonces… dos días después de llegar de Praga, me volví a encontrar con Niceman en nuestro desayuno semanal. Esta vez, (y va por segunda semana) tube que aplazar nuestra cita ya que tube que atender a mis obligaciones de entrenador, aunque cuándo se lo comenté a Holly no me puso muy buena voz (se lo dije por teléfono). Supongo que pensó que habia otro motivo… aún así le dije que yo no tenia porque mentirla y que lo de las obligaciones era la verdad y así quedó la conversación. Con Holly y sus sospechas y yo con mis cuadros (me quedé a cuadros, querid@ loctor/a). (más…)

Read Full Post »

Cabecera Desayuno con Pacantes

Llegué un poco más tarde de la hora habitual. El bus se retrasó, y aunque bajando a dos paradas de la que toca se llega más rápido a nuestro sitio de encuentro, la mera presencia de chicas monas en el bus hace que uno se despiste y … ¡joer cómo está la morena! … perdón, ejem… bueno, que para el capítulo de hoy me toca hacer el papel de Paul Varjak.

En efecto, Niceman hace de Holly Golightly porque sus historias son más divertidas y, aunque no lo sean, siempre tiene un montón de anectodas que contar. Mi actual vida de trabajo y rutina no me permite explicar nada que interese, excepto cuando acudo a mi blog y me invento alguna história. Nos dirijimos a la cafeteria no llamada Can Mac, pedimos nuestros correspondientes desayunos y nos entablamos. Mientras yo escucho, tomo mi mini de jamón y café con leche, miro la gente que pasa, y él ( o ella, dependiendo si, estimado lector/a, te metes en la novela para vivirla) habla y me explica cosas que le suceden, algunas de ellas las refleja en los Capitulos BDA, otras… mejor que no las contemos en público. ¡Ah! el también se comió su mini de jamón y su café con leche.

Pero, a estas alturas de la lectura, habras notado que algo no encaja con los anteriores volúmenes de Desayunando con Pacantes. Primero, hoy no hemos ido a la cafeteria no llamada Molleja Rugosa. Y ¿porqué? Pues porque nuestra camarera preferida no llamada camarera guapa y simpática está de vacaciones esta semana. Y cómo no está, pues Molleja Rugosa no nos tira tanto y decidimos ir a Can Mac.  Lo segundo que cambia es lo que comimos. Aunque nos costó más caro, esa cafeteria tienes más pinta de cerveceria que la que solemos acudir habitualmente, así que yo tiré a lo seguro y Niceman hizó lo mismo.

El resto del volúmen suceden cómo sigue: Encontrando algún momento entre su habitual exposición de su vida, le pude explicar uno de los planes que tengo en mente, para que opinara sobre el tema. A ella le pareció bien (¿te pierdes? ¿no sabes que personaje actua en cada momento verdad?), hasta me replicó que porqué no habia ejecutado ese plan aún, pero siguió hablando de sus cosas: de cenas con amigos, de partidas de rol, le pregunté por su viaje a Praga, me contó que ya sabía los sitios que visitar tanto de día cómo de noche… mientras Paul y Holly seguían tomando su desayuno. Y así pasamos el rato de desayuno, entre comiendo, niceman hablando y yo mirando a la rubia, morena y castaña que se sentaban en la mesa de al lado y a la morena que se sentó en la mesa de delante. En alguna ocasión de nuestra conversación, niceman requeria que le prestara más atención, aunque yo siempre le decia que si… aún no entiendo porque se molestaba tanto…. La verdad es que a la cafeteria que no se llama Can Mac van a desayunar muchas chicas guapas. Aunque ellas no nos presten nada de atención, ¡hacen que el rato del desayuno sea un poco más agradable!

Read Full Post »

Cabecera Desayuno con Pacantes

Imaginaros una escena del oeste: el malo y el bueno se enfrentan cara a cara, los brazos estirados con las manos a punto para desenfundar su arma… o imaginaros esta otra (que, si leíste el prólogo de esta novela viene más acorde): en un paso de peatones regulado por semáforo, entre gente y coches que pasan, el chico y la chica se miran fijamente. Pues así empiezan los encuentros de Niceman y NoSoyRutinario por la mañana.

Bajando del bus, NoSoyRutinario le hace una llamada perdida a Niceman para que, desde la ventana que tiene delante de su mesa de trabajo, lo vea y baje a su encuentro. Y así los tres … (uy, perdón, que el narrador no se debe meter en la historia) los dos se van para la cafeteria no llamada Molleja Rugosa.

Nos vuelve a atender (ahora si hablo cómo NoSoyRutinario y narrador) la misma camarera, que la llamaremos, por lo sorprendente del hecho, guapa y simpática, que nos atendió en el volumen anterior. Por alguna razón extraña, yo siempre pido lo mismo, café con leche y cruasan (pero… ¿no eras tú el no rutinario? si, pero no soy gilipollas, ¡que este es el desayuno más barato!) y Niceman ha pedido un “lo mismo, bocata de dulce jamon ¡si! mini integral de dulce y café ¡si! con leche desnatada sacarina descafeinado no porque necesito cafeina normal con sacarina”. Esto mismo ha pedio él porqué, era fácil pedirlo pero entre preguntas de la camarera guapa y simpática y las tuercas de vuelta de Niceman eso es lo que he entendido que pedía.

Pero… ¿esto es jugar con la comida? Simbólicamente porque, jugar con la comida es lo que he hecho yo al recibir mi cruasan, que por cierto, un cruasan buen, crujiente por fuera y tiernico y calentito por dentro mmmmm ¡que delicia! Con estas que nada más llegar el mini (para no repetir todo su nombre completo) pedido por Niceman ha empezado a hablar. A mi cruasan no le ha gustado nada lo que ha dicho; se ha encarado hacia él y lo ha empitonado con sus dos contundentes cuernos ¡Esto si es jugar con la comida!

El resto del desayuno ha transcurrido con plena normalidad, dentro de nuestras idas de olla continuas de temas variopintos y cootidianos que nos suceden a lo largo de la semana, aunque de vez en cuando (por no decir siempre) Niceman me quita el papel de Holly y yo cojo el papel de Paul.

Read Full Post »

Older Posts »