Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Relatos’

Luces rojas

Cabecera Relatos

Federico, o Fede como lo llamaban sus amigos, estaba disfrutando de una despejada noche en Ámsterdam en compañía de sus amigos, Ernesto y Jorge. El viaje lo habían planeado desde hacía meses y las ganas de fiesta invadían sus cuerpos. El barrio rojo, donde las prostitutas de la ciudad se exhiben en escaparates iluminados por luces rojas, era su actual objetivo. Disfrutar de cuerpos femeninos enfundados en minúsculos trozos de tela era un placer al que no pensaban renunciar, a pesar de ser la tercera noche que paseaban por esas calles, unas calles que en sus mentes se quedarían grabadas por mucho tiempo.

Ernesto, el más osado de los tres, había incluso preguntado a las chicas por los servicios ofrecidos, mientras Fede y Jorge reían nerviosos. No es que quisieran entrar a disfrutar de la compañía de las chicas, pero nunca estaba de más saber como funcionaban las cosas. Quizás si Ernesto hubiese estado sólo se hubiese planteado en serio la posibilidad de entrar a disfrutar de la bella Holandesa, que se presentó a él con el falso nombre de Elena.

(más…)

Read Full Post »

Cabecera Kolumna con K

Las musas Tras comentar en la última entrada que unos de mis dones no era la inspiración (o tal vez fue la penúltima?),  “me llena de orgullo y satisfacción” que Niceman vuelva a la palestra de los creadores de letras con su último relato.

Como he llegado ha este desvarío? No podía falta un… Hoy como he tenido tiempo “de sobra” forzado he encontrado por Internet una curiosa página donde enseñan/enlazan las diferencias entre las diferentes ediciones de la saga Star Wars (o también conocida por la guerra de las galaxias). Ya se que es curioso pero da que pensar, que necesidad hay de rehacer varias veces una obra que en su día se dio por terminada y que ha cosechado éxitos por como fue y no por como será? (En Blade Runner también se han quedado a gusto con los pico mil montajes del “director”). Es que como no tenían suficiente tecnología no podían plasmar tal como lo tenían en mente? (Esa es la excusa perfecta), Es que la inspiración no esta acorde con los recursos?

Pues eso, la inspiración (no confundir con Expiación, que por cierto es muy recomendable) es aquello que empuja a hacer algo nuevo, o , en muchas ocasiones, sin demasiado sentido para los que te rodean. En multitud de ocasiones se a recurrido a la expresión “inspiración divina”, cosa que, a mi entender, es totalmente falso, mejor dicho seria la inspiración personal.  Se que pierde fuerza el nombre pero si el producto de esa inspiración es buena triunfará o será relegada al olvido independientemente de si ha tenido que ver alguna divinidad en ella o no.

Pero cual es el verdadero origen de la inspiración? Estoy seguro de que hay todo un tratado de gran interés social (para cuando tienes insomnio) sobre una explicación científica de porque se da el caso, los posibles traumas de la infancia, de sus origines y de las repercusiones en la inmensidad del espacio. Pero el origen, creo yo, es el mismo de cuando a alguien se le va completamente la olla y comienza a escribir un buen puñado de paridas, por ejemplo, en un blog.

Lo dicho, me alegro de que BDA recobre el rumbo hacia lo desconocido… tal vez la inspiración viene dada por las musas?

Read Full Post »

Otro día más acaba. Otro día condenado al infierno. Otro día de rutina maldita, perdido entre sueños, leyendo los mismos libros. Otro día siguiendo vivo. Otra noche para no estarlo.

El sol va desapareciendo por la única fisura del piso, un agujero de bala en los tablones que tapan el balcón del comedor. Un agujero que llena el corazón de pena y la cabeza de malos recuerdos.

Jorge mira el agujero de bala durante largo rato, hasta que la luz deja de entrar por él. En su memoria se agolpan recuerdos de tiempos mejores, las lágrimas brotan de sus ojos otra vez, como cada anochecer desde hace ya demasiado tiempo. Desde la noche que se hizo el agujero. Por un momento el perfume de Andrea regresa a su nariz, pero en realidad es su memoria la que le juega esa mala pasada. El perfume de Andrea no esta, al igual que ella que se fue hace mucho tiempo. Jorge llora otra vez, la soledad es dura.

Cuando todo el piso esta a oscuras, cuando por el agujero de bala no entra nada más que el frescor de la noche, Jorge sabe que el momento de estar alerta ha llegado otra vez. Sus sentidos deben estar preparados para sobrevivir, aunque su corazón no lo desee. (más…)

Read Full Post »

Oscuridad

Todo esta oscuro. ¿Por que todo esta oscuro? ¿Quién ha apagado la luz? No lo se. Ahora no veo nada. No logro entender que ha sucedido, ahora mi cabeza no recuerda nada. ¿Será que estoy durmiendo? No lo sé.

Intento moverme para saber donde estoy, para saber si estoy bien, pero no soy capaz, no lo logro. Por más que intente moverme nada sucede. Me pasa algo extraño pero sigo sin saber que es, no lo entiendo.

Me acabo de dar cuenta de otra cosa, no tengo frío, no tengo calor. No siento nada en ninguna parte de mi cuerpo, no comprendo que es lo que me sucede, simplemente es como si no existiese, pero existo ya que soy consciente, ¿o me estoy equivocando y no existo?

Aunque lo estoy intentando no recuerdo nada de mi, no se como me llamo, no se si soy hombre o mujer, no se mi edad ni de donde soy, no se nada en absoluto. No saber nada me da mucho miedo. Tampoco puedo hacer nada para mostrar como me siento, no tengo forma de expresarme. Ni siquiera sé si alguien me escucharía en un lugar tan solitario.

Sigo en medio de una inmensa oscuridad que me rodea. No puedo moverme, o quizás no noto que me estoy moviendo. Lo único que ahora mismo puedo afirmar es que no puedo afirmar nada con seguridad. Tampoco se esta tan mal.

Me podría acostumbrar a esta sensación. No se nada, por lo tanto nada me preocupa. No siento nada, por lo que nada me hace daño. No puedo ver, nada hace a mis ojos llorar. No puedo escuchar, ningún grito de odio me puede llegar. La tranquilidad de no ser nada me esta gustando.

¿Que es esa luz? Una luz parece abrirse camino a través de esta oscuridad. Me rodea y de repente me siento mojado. Estoy empapado. Me noto las manos, tengo manos. Me siento los pies y siento todo mi cuerpo, por fin tengo cuerpo.

La luz es más fuerte, me duelen los ojos. ¿Dónde estoy? Lo que veo me asusta, seres gigantes me sacan de donde estaba, me llevan hacía fuera, hace frío y no puedo respirar. Grito, expreso mi ira, me han sacado de mi refugio oscuro y lleno de tranquilidad. Cuando puedo ser conciente de todo me doy cuenta de la realidad, me llevan en brazos de mi madre, acabo de nacer. ¿Tendré motivos para ser feliz o desearé volver al lugar oscuro donde la paz estaba? El tiempo lo dirá.

Read Full Post »

Este relato es una continuación de Pesadillas del pasado: Sueños.


El inspector Peña se veía en la complicada tarea de entender los motivos por los que un hombre asesinaba a su hermano y luego se suicidaba saltando delante de un tren de mercancías. Nada tenía sentido en aquellas apartadas vías. Bebió un poco de el café que le acababa de traer un joven policía del que no recordaba el nombre. En las vías aún reposaban pedazos de la víctima.

En su lujoso despacho el doctor López repasaba las anotaciones de las citas que había tenido el día antes. Últimamente su consulta se llenaba más desde que apareció en Internet un artículo que hablaba de sus pioneros métodos para ayudar a la gente.

Leyendo el informe preliminar de la autopsia el inspector Peña se sintió incomodo ante las descripciones del estado del cuerpo de la víctima del tren. Luego repaso el informe del hermano, una única cuchillada en el estómago. La víctima murió desangrada. Su hermano le vio morir.

El doctor López se reclinó en su sillón intentando alejar de su mente tanto trabajo. Llamó a su secretaria y le pidió una taza de té verde. Cogió el diario y empezó a leer las noticias, algunas por encima, otras con más atención. Una noticia le llamó la atención. Cogió el teléfono y se dispuso a llamar.

Lo que más llamaba la atención al inspector era la aparente locura que desarrolló el asesino-suicida. Uno de sus compañeros comentó que hacía un par de semanas que se comportaba de forma extraña. No había duda que había enloquecido. Tenían tantas pruebas en contra que era imposible plantearse que no fuera él. La única pregunta que inquietaba al inspector era ¿Por qué alguien que se llevaba tan bien con su hermano le mataría y luego se suicidaría?

Después de hablar con unos cuantos policías consiguió que le pusieran con el inspector que llevaba el caso, un tal Peña. El doctor le relató al inspector una de sus citas del día anterior. Como era de esperar fue citado en la comisaría para aclarar los hechos.

El inspector se hallaba delante del doctor. Los dos compartían la misma expresión, tristeza. Llevaban cinco minutos en silenció, compartiendo un café de máquina que muchos calificarían de horrible. Por fin el inspector rompió el silencio:

  • Quien iba a suponer que era eso…
  • Pasa más veces de las que yo querría escuchar – fue la respuesta del doctor.
  • Me ha ayudado mucho doctor, a pesar de ser un caso oficialmente cerrado considero los motivos algo muy importante, aunque esta vez…¿Por qué alguien haría algo así? Era de su propia sangre por dios! – la tristeza y la confusión sonaban en la voz del inspector.
  • Quisiera tener respuestas a esa pregunta, pero nunca las tengo – hizo una pausa mientras miraba su vaso de plástico, donde el café reposaba casi intacto – nunca entenderé que mueve a la gente a realizar tales aberrantes actos.
  • Era su hermano… sólo tenía cinco años – musitó el inspector. – Y usted…¿Escuchó todo el relato? – pregunto compasivo.
  • Si. Para mi desgracia desde que salí en un artículo como el mejor psicólogo especialista en Hipnosis de la ciudad muchos vienen a desenterrar recuerdos que más valía tener enterrados.
  • Como el de los abusos… – dijo el inspector.

Los dos hombres no se dijeron nada más hasta pasados unos minutos. Compartieron el silencio. Finalmente se dieron la mano y se despidieron. Era evidente que los dos compartían un mismo pensamiento. Fernando no tendría horribles pesadillas nunca más.

Read Full Post »

Fernando se levantó sudoroso, había vuelto a tener el mismo maldito sueño. Miró el reloj digital que había en la mesita de noche, marcaba las 3:53 de la madrugada. Fernando lloró en silenció, era la cuarta vez que soñaba lo mismo. La pesadilla se repetía. Todo desde que leyó el libro que le prestó un compañero de oficina. Le prometió que le gustaría. Se equivocó.

Tenía que aclarar ese sueño, por más nítido que éste pareciese. Debía de encontrar un profesional que le ayudase a disipar sus temores. Las pesadillas tenían que ser sólo eso, pesadillas, pero algo le decía que escondían algo más. Esa única posibilidad era la que más temía.

Fernando saltó de la cama, se dirigió a la habitación donde reposaba su ordenador y lo conectó. Navegó por Internet hasta encontrar lo que buscaba. Por la mañana llamaría al número que acababa de apuntar en un pedazo de papel. Si todo iba bien, en una semana sus pesadillas desaparecerían o, si más no, sus temores se disiparían. Al menos eso esperaba. Le costó conciliar el sueño, se suplicó a si mismo no soñar. Por suerte no lo hizo.

Llegó la mañana y con ella las esperanzas de poder resolver sus problemas. Cuando sus compañeros de trabajo le instaron a ir a desayunar Fernando se excusó, aduciendo tener que realizar una importante llamada. Una vez a solas sacó un papel del bolsillo, el papel donde tenía el número que anoche apuntó. Llamó y concertó una cita, explicando brevemente sus inquietudes. Para su sorpresa esa misma tarde tenían un hueco, alguien había anulado su cita. Fernando se alegró de su suerte. (más…)

Read Full Post »

Antes leer:

  1. mensajes de texto: enviado
  2. mensajes de texto: recibido

Pablo llegó a la cafetería cuando aún faltaban cinco minutos para las cuatro, algo extraño en él pues solía llegar siempre tarde. Había tardado toda la mañana en decidir que ponerse, en dejar su pelo perfecto para la ocasión, para declararse a Carmen.

Carmen consiguió aparcar el coche al fin, después de dar más vueltas de las que pensaba. Estaba distraída pensando en la noche anterior y en la mañana. Quedar con Pablo la ayudaría a conectar con la realidad.

Pablo la vio aparecer y no pudo esconder su sonrisa, pensó que estaba preciosa. La saludó con la mano para que ella se sentase con él. Se dieron dos simples besos en las mejillas, como cada vez que se veían. Pablo deseaba que fuese en otro sitio.

Carmen notó a Pablo más nervioso de lo habitual, estaba extraño. No podía parar de pensar en lo ocurrido la noche anterior, aún no entendía como aquel hombre había conseguido lo que ninguno.

Pablo notó a Carmen demasiado perdida en sus pensamientos. Algo no iba como debería, quizás no era el mejor día para declararle sus sentimientos. La camarera les pidió nota, un café y un cortado. Pablo miró a Carmen de nuevo, una leve sonrisa cruzó su rostro.

Carmen no pudo más y le contó a Pablo la noche anterior. Como cuando estaba con María un chico se acercó a ellas y empezaron a hablar. Como las miradas se cruzaron, como hubo sonrisas picaras y como, hacía el final de la noche, María se fue con el chico.

Los dos rieron, pues María siempre se hacía la dura. Pablo le dijo a Carmen que ella también se hacía la dura. Carmen se sonrojó y le dijo que a ella era fácil conquistarla. Pablo la replicó decidiéndole que él llevaba demasiado intentándolo sin éxito. Se dio cuenta de lo que acababa de decir. Se hizo el silencio. Se miraron largo rato.

Carmen rompió el silencio, y le dijo que él también era difícil de conquistar. Se besaron esa misma tarde. Pasaron la noche juntos. Se perdieron en un mar de orgasmos y felicidad. Carmen descubrió que Pablo tenía el tatuaje de un dragón que le cubría la pierna izquierda.

Al llegar la mañana María le envió un mensaje a Carmen diciéndole que aún estaba con el chico. Quedaron a las cuatro para hablar, Carmen también tenía cosas que contar.

Read Full Post »

Older Posts »